Saltar al contenido

10 Trucos para ahorrar en tu factura de calefacción

Por lo general, todos buscamos la manera de ahorrar dinero en nuestras facturas, y reducir el gasto de calefacción es una de las mejores formas de conseguirlo. Dado que las facturas de calefacción suponen uno de los mayores costes de suministros cada mes, cualquier cosa que podamos hacer para reducirlas,  seguramente merecerá la pena. Por eso, hoy te traemos diez trucos para ahorrar en calefacción!

1. Cambiar de proveedor

Algunos proveedores de energía son más caros que otros. Al comparar, podemos ahorrar una cantidad muy significativa. Pero además, las tarifas fijas, que ofrecen protección contra las variaciones de los precios, también son una buena opción para saber cada mes lo que vamos a pagar y no encontrarnos sorpresas. Definitivamente merece la pena hacer algunas llamadas telefónicas para recoger información sobre precios y luego preguntarle a tu proveedor actual si es posible reducir su tarifa. Si no pueden, probablemente haya llegado el momento de cambiar de compañía.


2. Doble acristalamiento

Para reducir el gasto de la factura de calefacción, puedes reemplazar tus viejas ventanas por otras ventanas de doble acristalamiento que sean más modernas y más eficientes, sobre todo es recomendable si el sello de alrededor de la ventana está deteriorado. Una ventana de doble acristalamiento consta de dos paneles de vidrio, y entre ellos hay una capa de gas inerte, normalmente argón. Esta disposición limita drásticamente la capacidad de la ventana para dejar salir el calor fuera del edificio. Por lo tanto, cambiar a ventanas de doble acristalamiento (o triple) puede influir de manera significativa en tu gasto mensual de energía.

3. Aislamiento

Si colocamos gruesas láminas de espuma en el suelo y en las paredes, podemos ahorrar cientos de euros cada año. De esta forma, podemos limitar considerablemente la transmisión de calor del interior al exterior, y viceversa.

4. Di adiós a la calefacción eléctrica

De todos los tipos de calefacción que existen, la electricidad es la menos eficiente y la más cara. Y si usas una estufa eléctrica portátil, todavía será menos eficiente. Deshazte de este tipo de aparatos y apuesta por radiadores fijos, que son más eficientes.

5. Sella cualquier fuga

La brisa fría del exterior de la casa puede colarse por las rendijas de las puertas y ventanas de tu hogar y enfriar el interior de la misma. Pero además, hará aumentar considerablemente el gasto de tus facturas de calefacción. Es importante comprobar que no existen fugas y sellarlas para evitarlo. Por suerte, existen dispositivos especializados que resultan muy útiles para escanear a través de los bordes de tus puertas y ventanas, emitiendo un pitido cuando la temperatura baja. Las corrientes de aire debajo de las puertas se pueden sellar de forma temporal con un largo excluidor de corrientes y de manera permanente ajustando o reemplazando la puerta en cuestión.

6. Abrígate bien

Esto no quiere decir que tengas que echarte encima veinte abrigos y veinte mantas y apagar la calefacción, pero la diferencia entre ir bien abrigado y querer ir con ropa de verano en pleno invierno puede conllevar una diferencia de precio muy significativa en el gasto de calefacción. Podemos poner la temperatura del termostato en 20 grados y abrigarnos si tenemos frío, en lugar de ponerla a 24 grados. Esos pocos grados cada invierno sumarán cientos de euros a lo largo de los años.

7. Cambia la caldera

Una cantidad significativa de la energía que usamos en nuestros hogares pasa por la caldera. Si no se ha cambiado en muchos años, seguramente sea muchísimo menos eficiente que las modernas. En este caso, la instalación de una caldera completamente nueva puede ayudarnos a ahorrar en calefacción considerablemente. Es cierto que tardarás unos años en amortizar la inversión, pero a la larga merece la pena.

8. Cierra las cortinas

Cuando el aire caliente de tu vivienda toca el vidrio frío de las ventanas, se pone mucho más frío. Puedes evitarlo cerrando las cortinas por la noche. Si sus ventanas miran hacia el sol, entonces, al abrir las cortinas, la luz del sol calentará el interior. Cuanto más pesadas sean las cortinas, mejor serán para aislar.

9. Controla el uso de energía

Es fácil perder la noción de cuánto gastamos en calefacción, sobre todo si tenemos una vida muy ocupada. En estos casos es recomendable invertir en un monitor de energía para ver exactamente a qué horas del día usamos la mayor cantidad de energía en nuestro hogar. ¡Esta información nos permitirá realizar los pequeños cambios pero que pueden traer consigo un importante ahorro a lo largo del tiempo.

10. Otros trucos para ahorrar en calefacción

Otras soluciones podrían incluir actualizar sus controles de calefacción, agregar válvulas termostáticas en cada habitación, o simplemente bajar el termostato en un grado. ¡Todo ayuda!