Saltar al contenido

¡Ahorra energía con un termostato inteligente!

Cuando pensamos en el sistema de calefacción de nuestro hogar y en el tipo de energía que consume, en plena era de la información, más es rotundamente más. Por esta razón, se inventaron los termostatos inteligentes.

Una pequeña actualización de nuestro termostato puede ayudarnos en gran medida a controlar el consumo de calefacción y a ahorrar energía a través de un dial en la pared. Y es que el termostato inteligente utiliza Internet para tener un mayor control, pero también para recopilar de información.

Atrás quedaron los días en los que necesitábamos estar en casa para controlar la temperatura. Gracias a la avanzada tecnología de los termostatos inteligentes, siempre que esté conectado a Internet, podemos aumentar o disminuir la temperatura desde cualquier parte y en el momento que quieras.

Una de las mayores ventajas del termostato inteligente es que es compatible con la mayoría de los sistemas de calefacción y calderas domésticas. Debido a ello, han ido ganando popularidad en los últimos años. Pero también por su comodidad y por los múltiples beneficios de ahorro de energía que proporcionan.

¿Cómo pueden ayudarnos los termostatos inteligentes a ahorrar energía?

Mayor control

Al permitirnos calentar nuestros radiadores y el agua caliente solamente cuando lo necesitamos, gracias a la funcionalidad de los termostatos inteligentes y a la accesibilidad a distancia, la cantidad de energía que se consume se reduce de forma automática.

Mayor visibilidad

Con un termostato inteligente, podemos saber la cantidad de energía que estamos consumiendo en tiempo real, tanto en el dispositivo como a través de la aplicación. Esta información sobre nuestros hábitos energéticos resulta muy útil para tomar mejores decisiones sobre cómo y dónde podemos ahorrar energía. Pero además, el termostato inteligente nos irá realizando recomendaciones basadas en lo que haya aprendido sobre nuestro estilo de vida.

Olvídate de las facturas estimadas

Con más información y lecturas precisas disponibles, las facturas de energía serán exactas en lugar de estimadas. Pagaremos justamente por lo que hemos consumido y no en base a la estimación de un periodo de tiempo previo.